BANNERleft


    Luego de varios dias de expliciones técnicas por parte del director ejecutivo de empresas electricas Rodrigo Castillo, el Presidente Sebastián Piñera se refirió sobre la polémica normativa que permitirá a las empresas de electricidad reemplazar los antiguos medidores por nuevos dispositivos “inteligentes”.
    “¿Quién lo paga? Digamos las cosas como son: el usuario paga todo”, confirmó el mandatario en conversación con el matinal de Canal 13.
    Para explicar su punto, el jefe de Estado destacó que los antiguos equipos se arrendaban por “más o menos $500 al mes“, modelo de pago que ahora cambiará.

    “¿Cómo se explica el precio de la energía, de la electricidad?
    Se toma una empresa modelo, una empresa eficiente. Se dice ‘¿cuánto necesita para tener postes, cables, generación, medidores? Esto es lo que le cuesta’ y, por tanto, en función del costo de una empresa modelo, eficiente, se calcula la tarifa al usuario. Y por tanto, el usuario paga todo, pero de una empresa eficiente. Si hay una empresa ineficiente que empieza a tirar la plata, eso no lo paga usuario; y por tanto el medidor entra dentro de esto”, detalló.

    Dentro de los próximos siete años las compañías distribuidoras de energía reemplazarán por “dispositivos inteligentes” todos los medidores de consumo de electricidad que hasta ahora eran propiedad de cada cliente.
    El cambio tecnológico tendrá un costo aproximado de mil millones de dólares –según cálculos de la Comisión Nacional de Energía (CNE)- y lo deberán asumir los clientes a pesar de que el nuevo medidor será de propiedad de la compañía.

    Más de seis millones de máquinas serán instaladas en hogares, oficinas e industrias, abriendo un nuevo capítulo en la historia de seres humanos reemplazados por robots: ya no será necesario el trabajo de la persona que mide el consumo en terreno y tampoco el de las cuadrillas que cortan y reponen la energía. Una vez instalados los nuevos medidores, todo se hará de manera remota.

    Esta evolución tecnológica traería beneficios para los usuarios, pero las que más ganarán serán las empresas distribuidoras de energía. Y mucho: además de reducir drásticamente sus planillas de personal, los nuevos medidores registrarán hasta el más mínimo consumo.

    -Acá, hasta el aparato que queda enchufado sin usar va a marcar, porque gasta energía -explicó al CIPER un profesional de esa industria.
    Así, con los dispositivos “inteligentes” es muy probable que aumente el monto de las cuentas de electricidad en los hogares.
    El principal beneficio que traerá consigo esta nueva tecnología para las compañías del rubro, es que no asumirán el costo de esta gran inversión. Puede que usted no lo haya advertido, pero desde septiembre de 2018, la cuenta de electricidad que paga cada cliente comenzó a incluir el cobro por estos nuevos aparatos.



    Más preguntas que respuestas surgieron a partir de los dichos del Presidente Piñera en la jornada de ayer. “El usuario paga todo”, aseguró.
    En octubre pasado se publicó un decreto que obliga a las empresas eléctricas a cambiar todos sus medidores por un sistema inteligente antes de 2025.
    Lo anterior está teniendo un efecto en los clientes desde septiembre pasado, ya que en la tarifa que pagan se les está cobrando en promedio $200 más, lo que se traduce en un alza de 1%. Este cobro se prolongará hasta que se recalcule la nueva tarifa que será en 2021.
    La ley que obliga a instalar medidores inteligentes fue promulgada en el gobierno anterior.
    Asimismo, la norma técnica también se firmó cuando estaba la Presidenta Bachelet, en diciembre de 2017.
    Luego, se generó un proceso tarifario que se ingresó a Contraloría en febrero de 2018. Por último, este tomó razón en septiembre de 2018.
    Ante esto, la ministra de Energía, Susana Jiménez, señaló que “hubo un período grande que esto estuvo sobre la palestra donde se discutió y se conocían las exigencias que imponían la nueva normativa”.

    Al respecto, el ex ministro de Energía, Máximo Pacheco fue crítico ante el actual sistema de distribución del país: “Lo sucedido con los medidores inteligentes y la polémica pública que ha generado esta decisión, me confirma que es urgente y prioritario tener una nueva ley de distribución eléctrica que ponga fin al monopolio que existe en ese sector e introduzca competencia en el mercado de distribución eléctrica. Solo así se evitarán abusos de precios como es el caso de los medidores inteligentes”, indicó.

    Nuevo proyecto de ley
    Y en medio de un intenso debate sobre el tema, los diputados del partido socialista, Marcelo Díaz y Patricio Rosas ingresaron un proyecto de ley para que sean las empresas las que asuman el costo de los medidores.
    “Cualquiera sea la razón que motive u obligue el cambio de medidor de cualquier empresa que suministre un servicio básico, siempre debe ser cargo de la empresa que presta el servicio, y que el ciudadano pague solo lo que corresponde a su consumo”, sostuvo Díaz. Además, ambos parlamentarios hicieron un llamado a acelerar la tramitación de la iniciativa.
    “Estos medidores inteligentes, miden remotamente la energía consumida. Además, van a generar desempleo”, puntualizó Rosas.