Los drones son sin duda uno de los artilugios de moda de los últimos años, su versatilidad les ha permitido, con pequeñas modificaciones, adaptarse a un sinfín de tareas en multitud de actividades económicas, incluso ha permitido la creación de nuevos sectores empresariales cuya actividad se basa principalmente en ofrecer toda una serie de servicios relacionados con estas naves no tripuladas.

    El sector de las instalaciones eléctricas también se esta subiendo estos últimos años al carro de los drones. Existen multitud de aplicaciones en el área de las instalaciones eléctricas en las que los drones nos pueden ayudar.

    Los Drones pueden ser utilizados de manera intensiva para el mantenimiento de instalaciones eléctricas y en un futuro próximo incluso en el propio montaje de la instalación, principalmente en lugares de difícil acceso o peligrosos, sobre todo a grandes alturas. En la actualidad ya existen grandes empresas eléctricas que utilizan los drones en diversos trabajos, uno de los casos más relevantes es el de Unión Fenosa en España, empresa distribuidora de electricidad a nivel nacional, que lleva casi 4 años utilizando drones para trabajos de mantenimiento de sus líneas eléctricas, principalmente revisión de líneas de alta tensión suspendidas y circuitos, apoyando el trabajo de los técnicos y detectado problemas que de otra forma serían difícilmente detectables. El Dron electricista puede trabajar a una altura de más de 50 metros con gran precisión, además gracias a sus cámaras de alta resolución y un potente zoom, es capaz de almacenar toda la información necesaria, procesarla para su almacenado en forma visual para su posterior revisión exhaustiva por parte de los técnicos.
    Además de imágenes habituales en alta resolución, los drones también graban imágenes fuera del espectro de luz visible, por ejemplo, con cámaras termográficas que captan diferencia de temperatura.
    Gracias a las imágenes captadas por estos vehículos no tripulados en líneas y circuitos, la empresa y sus técnicos electricistas pueden detectar problemas, fallos y funcionamientos anómalos en las líneas y los circuitos eléctricos. Mientras que otros tipos de imágenes como las termográficas sirven para detectar puntos de calor que pasen inadvertidos a simple vista y puedan asociarse con un contacto inadecuado.

    Además de la inspección y mantenimiento de líneas y circuitos, los Drones se están utilizando con otros objetivos en el sector eléctrico, por ejemplo, para tomar mediciones topográficas antes de la instalación de nuevas líneas eléctricas, apoyo en situaciones de emergencia, transporte de material y herramientas para técnicos electricistas a lugares de difícil acceso, o incluso modificación de elementos en líneas con tensión y limpieza de aisladores y otros elementos en líneas eléctricas.

    Los drones electricistas han supuesto numerosas ventajas para las empresas que los están utilizando y en un futuro próximo sus usos se ampliaran. Gracias a ellos, el trabajo en líneas de alta tensión o suspendidas a gran altura, es más seguro para los operarios, además se reducen los costes de producción, aumenta la productividad y se mejora la eficiencia a la hora de resolver problemas.