Como identificar cables «libres de halógenos»

ELECTRICISTAS PORTAL

 

Son las dudas más recurrentes que surgen cuando visitamos un establecimiento ante la necesidad de adaptarlo a la normativa vigente y comprobamos el estado de la instalación eléctrica.

Dependiendo del uso del local, ya sea pública concurrencia, oficinas, local comercial, etc., se exigirán unas características concretas a los cables instalados en el mismo, siendo la más común la necesidad de que el cable sea no propagador del incendio y con emisión de humo y opacidad reducida, lo que común, y erróneamente, se conoce como “cable libre de halógenos”. Decimos erróneamente porque una de las características que presentan dichos conductores es precisamente la ausencia de halógenos, pero no es la única.

De cualquier manera y en adelante, se entenderá que un cable libre de halógenos y un cable no propagador del incendio y con emisión de humo y opacidad reducida son conceptos equivalentes.

La instalación de cables no propagadores del incendio y con emisión de humo y opacidad reducida es exigida a los conductores en el REBT en los puntos de la instalación que reflejan las siguientes Instrucciones Técnicas Complementarias:

ITC-BT-014. Línea General de Alimentación (LGA).
ITC-BT-015. Derivaciones Individuales (DI).
ITC-BT-016. Centralización de Contadores (CC).
ITC-BT-28. Locales de Pública Concurrencia (LPC).

Cabe mencionar que los beneficios de la instalación de dichos conductores son incuestionables, en tanto en cuanto reducen la propagación del incendio, no emiten vapores tóxicos que podrían hacer que las personas se viesen indispuestas en casos de evacuación en incendios y los humos no son opacos, con lo que la percepción visual de dichas personas de la señalización y los medios de evacuación no se ve demasiado comprometida.

La duda que motiva esta entrada surge cuando hay que comprobar que los conductores instalados son los correctos.

Por norma general, la mayoría de los cables tienen inscrito en su aislamiento un código alfanumérico que los identifica. En la imagen puede verse un cable ES07Z1-K (AS).

CÓDIGO DE IDENTIFICACIÓN

Estos códigos están regulados por normas UNE, que reflejan las características del cable, de manera que podemos saber si es el que necesitamos. La siguiente tabla muestra los componentes de dichos códigos y su significado (HAZ CLIC PARA VERLA EN TAMAÑO NATURAL):

CRITERIOS DE DESIGNACIÓN

Cabe destacar que existe un “sufijo”, AS, que indica que el cable es el adecuado para este tipo de instalaciones que comentamos. Dicha información ya se desprende del código en concreto, pero AS, entre paréntesis, está establecido como una indicación de tal hecho.

Hasta aquí todo es muy metódico y monótono, pero ¿qué ocurre si los cables no llevan impreso dicho código, o si la zona donde estaba se ha cortado o ha quedado en una zona oculta de la instalación?

En este momento es cuando el proceso deja de ser matemático, y entra en juego la pericia del técnico para comprobar si realmente se trata de conductores no propagadores del incendio y con emisión de humos y opacidad reducida. Vamos a establecer cuatro premisas mediante las cuales, al menos el que escribe, puede averiguar si los conductores son “libres de halógenos”.

El tacto del cable “libre de halógenos” es más suave y deslizante que el de los cables convencionales.

En efecto, al palpar ambos cables se nota la diferencia de suavidad, aunque es más sencillo cuando se tienen ambos tipos de cable en las manos. Si toda la instalación está compuesta de un único tipo, no tenemos elemento de comparación, por lo que hace falta mucha experiencia para identificar un tipo u otro.

El cable “libre de halógenos” tiene una especie de recubrimiento de polvo blanquecino que se raya al rasparlo y/o presenta rayitas blancas.

Efectivamente, si raspamos con algún objeto punzante o con la uña misma un cable de este tipo, se queda en su recubrimiento una señal blanquecina. Por este hecho, debido a la manipulación del cable en fábrica y en el envasado, puede ocurrir que el recubrimiento presente una serie de rayitas blancas longitudinales, que no es más que ese polvo blanquecino rayado. En la siguiente imagen puede verse una manguera RZ1-K (AS) rayado con una uña y con las características líneas que comentábamos.

MARCAS BLANCAS AL RAYAR

 

 

 

El cable “libre de halógenos” a penas arde cuando se le acerca una llama, y la emisión de humos es muy baja, además de no desprender mal olor.

En primer lugar, decir que esta prueba es desaconsejable hacerla en instalaciones ejecutadas por motivos obvios ya que no se pueden quemar cables ya instalados. Normalmente, si disponemos de algún trozo suelto o de algún conector de tierra, por ejemplo, en las lámparas de emergencia, que no va conectado, podemos probar a quemarlo para estudiar su reacción.

Si se trata de un cable “libre de halógenos” apenas arderá, sólo observaremos la llama del mechero utilizado, casi no desprenderá humo y el leve olor que percibiremos será similar al de la combustión de una vela. Al retirar la llama podremos comprobar que el recubrimiento del cable apenas ha sido afectado y que todo sigue casi como antes del incendio. En las siguientes imágenes puede observarse un cable “libre de halógenos” de codificación ES07Z1-K (AS) durante y tras la aplicación de una llama.

Si se trata de un cable convencional, la llama del mechero se propagará en los alrededores del punto de aplicación, desprendiendo humo tóxico de muy mal olor (lo que conocemos comúnmente como goma quemada), y al retirar la llama todo el recubrimiento estará chamuscado y embotado, con el aspecto propio de haber sufrido un incendio. En las siguientes imágenes puede observarse un cable convencional de codificación H07V-K durante y tras la aplicación de una llama.

ESTADO DEL CABLE CONVENCIONAL DESPUÉS DEL INCENDIO

Con estos aspectos que se han comentado está casi asegurada la identificación de un tipo de conductor u otro. No es mala praxis echar a la caja de herramientas un trozo de cada uno de los tipos de cable identificado con el código, o con una etiqueta añadida por nosotros en ausencia de este, para tener elementos de comparación en caso de duda.

Comentar que las pruebas a los cables que se muestran en las fotografías han sido realizadas en nuestras instalaciones, con la debida protección de las vías respiratorias, ya que los gases desprendidos en la combustión son nocivos para el ser humano. Si el lector desea realizar las mismas pruebas se aconseja protección para nariz y boca.

Si estamos en fase de diseño y necesitamos escoger un cable para una instalación, habremos de tener presente que un cable “libre de halógenos” debe cumplir con las siguientes normas para ser considerado como tal:

No propagador de llama (UNE EN 50265-2-1)
No propagador de incendio (UNE EN 50266-2-4)
Baja emisión de humos opacos (UNE EN 50268)
Libre de halógenos (UNE EN 50267-2-1)
Reducida emisión de gases tóxicos (NFC 20454)
Muy baja emisión de gases corrosivos (UNE EN 50267-2-3)

En los catálogos de distribuidores y fabricantes, generalmente, junto al código de designación del cable aparecen las normas UNE que cumple dicho conductor, por lo que, comparando ese listado de UNE con las que acabamos de añadir en el párrafo anterior podremos identificar si un cable con un determinado código nos sirve o no para una instalación segura en caso de incendio.

Resumen

¿Qué es el cable ignífugo?
Los cables ignífugos resisten la propagación del fuego a una nueva área, mientras que los cables resistentes al fuego mantienen la integridad del circuito y continúan funcionando durante un tiempo específico en condiciones definidas. Los cables resistentes al fuego siguen funcionando en presencia de un incendio y se les conoce comúnmente como cables de integridad de circuitos.

¿El c es ignífugo?
El cable XLPE es un cable conductor de cobre de un solo hilo que está aislado con tubería hidrónica hecha de plástico de polietileno reticulado (XLPE). El aislamiento XLPE tiene una unión tridimensional dentro del plástico. El aislamiento es un aislamiento termoestable sin halógenos que proporciona propiedades retardantes de llama.

¿Cuál es la diferencia entre los cables resistentes al fuego y los retardantes del fuego?

Resistente al fuego: Puede funcionar con normalidad en condiciones de incendio. Retardante de llama: No funcionará normalmente en condiciones de incendio, pero evitará activamente que el fuego se propague.

¿Cómo puede saber si un cable tiene clasificación de resistencia al fuego?
El prefijo del sistema de clasificación será ‘WS’ seguido de dos numerales y una letra W complementaria. Letra suplementaria W: los cables se someten a fuego a 1050 °C durante 120 minutos, luego a 1050 °C con agua pulverizada durante 3 minutos más.

Puedes visitar el siguiente articulo para más información:

Normas relativas a las propiedades de los cables expuestos al fuego

 

ESPACIOS PUBLICIDAD