Envolventes: Sus funciones de acuerdo a condiciones ambientales

Recordemos que los envolventes de los equipos eléctricos constituyen preventiva y funcionalmente un elemento importante por cuanto deben garantizar una protección contra contactos eléctricos directos de las personas y, a su vez, una protección del propio equipo contra penetración de agentes ambientales sólidos y líquidos

Si la primera norma es garantizar, para todas las instalaciones, que las características de las envolventes y materiales son adecuadas con respecto a las dificultades del medio ambiente, es necesario distinguir: – las envolventes diseñadas para aparatos específicos e intrínsecamente vinculado a éstos (cajas de corte, bloques autónomos, teclados…)
– las envolventes de uso universal (cajas, armarios…) destinados a recibir muy distintos equipos (comando, señalización, potencia, automatismos…) y todas las funciones que están vinculadas (cableado, conexiones…)

En el primer caso, no habrá realmente elecciones sobre la envolvente, puesto que ésta se adaptará a las condiciones más probables de uso del aparato, lo que implica también que para condiciones inusuales o más severas, medidas de protección complementarias podrán ser necesarias.
En el segundo caso, en la elección de la envolvente estará incluido en el planteamiento que deberá a la vez integrar necesidades dimensionales (tipos de materiales, potencia, número de salidas…) y de las dificultades vinculadas a las condiciones del medio ambiente (tipo de local, medio corrosivo, presencia de agua, de polvo…).

INSTALACIONES ELÉCTRICAS A LA INTEMPERIE o en condiciones expuestas

La norma internacional CEI 529, de la Comisión Electrotécnica Internacional establece una codificación numérica a través de la cual se definen las características de los grados de protección que la envolvente de los productos eléctricos deben tener de acuerdo al lugar donde se instalarán (exterior o condiciones expuestas), esto es fundamental cuando se desea proporcionar protección a las personas frente a la posibilidad de alcanzar partes energizadas en el interior de los productos eléctricos, y para evitar penetración de elementos extraños al interior de los equipos, como polvo o agua que interfieran con su funcionamiento y/o le provoquen daños.
Estos grados de protección se definen mediante la simbología IP, que significan índice de protección, esta simbología es seguida por una combinación de dos cifras numéricas. El primer número corresponde a la protección contra los cuerpos sólidos y el segundo número a la protección contra los líquidos.
Ejemplo, IP65, significa que el equipo cuenta con protección 6 para los cuerpos sólidos y con protección 5 contra los líquidos, como se detalla a continuación:
• 1° cifra N°6, Totalmente protegido contra el polvo.
• 2° cifra N°5, Protegido contra el lanzamiento de agua en todas las direcciones.