¿Qué es un interruptor diferencial?

ELECTRICISTAS PORTAL


Un interruptor diferencial (ID), también conocido como RCD, RCCB, GFCI o dispositivo diferencial residual (DDR), es un dispositivo electromagnético que se coloca en las instalaciones eléctricas de corriente alterna con el fin de proteger a las personas de accidentes provocados por el contacto con partes activas de la instalación (contacto directo) o con elementos sometidos a potencial debido, por ejemplo, a una derivación por falta de aislamiento de partes activas de la instalación (contacto indirecto). También protegen contra los incendios que pudieran provocar dichas derivaciones.

Éste dispositivo electromagnético, nos protege de las consecuencias que se pueden derivar de una fuga de corriente en nuestra instalación. Se llama diferencial porque es capaz de medir la posible diferencia entre la corriente de entrada y la de retorno en un sistema eléctrico.

¿Cómo funciona?
Las corrientes de entrada y de salida tienen un diferencial muy pequeño, cuando este diferencial sobrepasa la sensibilidad para el que están calibrados los interruptores, se crea una corriente que activa el electroimán que a su vez posibilita la apertura de los contactos del interruptor, impidiendo el paso de corriente.

Si no existe la toma de tierra, o no está conectada en el enchufe, el diferencial se activará cuando tal derivación ocurre en el aparato eléctrico a través de un persona que toca sus partes metálicas, y está sobre un suelo conductor, provocará una descarga que sería peligrosa o incluso mortal si la corriente sobrepasa los 30mA

En el interruptor diferencial hay un botón de prueba que simula un defecto en la instalación y por lo tanto, al ser pulsado, la instalación deberá desconectar, se recomienda probar el interruptor periódicamente.

Existen diferentes grados de sensibilidad para establecer el valor de la corriente con el que el flujo se desconectará:
Muy alta sensibilidad: 10 mA
Alta sensibilidad: 30 mA
Sensibilidad normal: 100 y 300 mA
Baja sensibilidad: 0.5y 1A

Hay varias clases de interruptores diferenciales, existen tres categorías básicas:
-Clase AC, es la estándar, estos interruptores son aptos para todos los donde se prevén corrientes de defecto a tierra senoidales. Asegura la desconexión ante una corriente diferencial alterna.
– Clase A, permite detectar corrientes de fuga alternas o pulsantes, con sin componente continua aplicadas bruscamente o de valor creciente. Son especialmente aptos para proteger equipos con componentes electrónicos alimentados directamente por la red eléctrica sin conexión de transformadores
– Clase B, aptos para los mismos tipos de corriente de la clase A (corriente alterna y continua pulsante) además para corriente continua aislada, como por ejemplo las procedentes de rectificadores de simple alternancia.

Características
Aunque existen interruptores para distintas intensidades de actuación, en todos los países se exige que en las instalaciones domésticas se coloquen interruptores diferenciales de alta sensibilidad (IΔn) con una corriente de fuga menor o igual a 30 mA y un tiempo de respuesta de 50 ms, lo cual garantiza una protección adecuada para las personas.

La norma internacional UNE 21302 describe las características del interruptor diferencial.

Hay diferenciales con valores superiores, aunque el umbral de disparo en todos los casos es de entre 0,5 y 1 milésimas de la intensidad nominal. Por ejemplo, para el diferencial de 30 A sería correcto que disparase entre 15 y 30 mA.

Las características que definen un interruptor diferencial son el amperaje, número de polos y sensibilidad. Por ejemplo: Interruptor diferencial 16A-IV-30mA.

Interruptor diferencial clase AC
Se puede decir que estamos ante el diferencial más común en buena parte de las instalaciones eléctricas. Para que te hagas a la idea, son sensibles a las fugas en corrientes alternas. De aquí que se adapten muy bien a las instalaciones eléctricas a nivel doméstico.

Interruptor diferencial clase A
Es la variedad de diferencial que se debe usar dentro de instalaciones que cuenten con corrientes alternas y con componentes de corriente continua.

Son un poco más potente, de aquí que son capaces de detectar fugas que los de la clase AC no son capaces de detectar. Por ejemplo, si hay una fuga de corriente por parte de los semiconductores, este interruptor la detectará.

Interruptor diferencial superinmunizado
Si el diferencial clase A se te queda un poco corto y quieres que sea más completo, entonces esta es la versión que estás buscando. Es un interruptor que ha sido desarrollado para aumentar al máximo la seguridad y la protección de cualquier instalación eléctrica. Por este motivo, se suele usar en instalaciones profesionales donde el movimiento eléctrico es realmente importante y no se pueden producir daños para evitar daños importantes en la maquinaria. Cuentan con una fuente de control realmente importante que provoca que la seguridad se vea incrementada de manera importante frente a la versión clase A. Además incluye una función que evitar desconexiones dentro de las corrientes de alta frecuencia.

Interruptor diferencial clase S
Una de las principales características de este tipo de interruptor es que nos permite disfrutar de un retardo en la desconexión, por lo que nos ofrece un margen de maniobra que en muchos casos nos evitará problemas mayores. Para que te hagas a la idea, este tipo de interruptor se suele usar dentro de las instalaciones que cuentan con doble ID (interruptor diferencial). Gracias a esto se consigue que uno salte más tarde que otro, algo muy importante en los negocios que tienen una necesidad de energía importante.

A pesar de esto, se puede decir que es una variedad de interruptor diferencial que protege ante cualquier tipo de fuga de corriente a tierra que se puedan dar por diferentes motivos. Por ejemplo, estos incidentes pueden ser producidos porque la instalación está dañada y necesita ser reparada para que todo vuelva a funcionar con normalidad. Pero también puede ser debida a que un equipo eléctrico tiene algún tipo de problema que afecta a la red en general o incluso porque se ha producido un contacto directo y la instalación ha tenido que saltar por seguridad.

Como has podido observar, los diferenciales eléctricos no son un antojo de algunas personas, sino que son un sistema de seguridad que pueden evitar daños en los aparatos eléctricos o incluso accidente a nivel personal. Supongamos que un niño mete los dedos en un enchufe, cosa que en ocasiones es más frecuente de lo que pensamos por desgracia. En este caso, el diferencial eléctrico saltará rápidamente para evitar que el daño eléctrico vaya a más y en consecuencia la vida de la persona que ha tomado una imprudencia se ponga en riesgo elevado.

Por este motivo, siempre hay que tener un diferencial adecuado para tener la seguridad que realmente se necesita en cada momento. Si no tienes claro si estás usando el modelo adecuado, solo tienes que entrar en el reglamento o directamente consultar a un profesional para que examine la instalación y así te pueda asegurar que está todo en regla. Recuerda, la seguridad siempre debe ser lo más importante, tanto si hay trabajadores en la zona, como si hay menores de edad.

ESPACIOS DISPONIBLES PUBLICIDAD