Resistividad del suelo, en que consiste

ELECTRICISTAS PORTAL

La resistividad del suelo es una propiedad que describe la capacidad de un suelo para resistir la conducción eléctrica.

Se mide en ohmios por metro (Ω·m) y es una característica fundamental en la ingeniería eléctrica y la geofísica, ya que influye en la eficiencia de sistemas de puesta a tierra, la propagación de corriente eléctrica en sistemas de energía eléctrica, y en la detección de recursos subterráneos como agua, minerales o petróleo.

La resistividad del suelo está relacionada con la cantidad y la distribución de partículas conductoras y la humedad presente en el suelo. Cuando se trata de un aspecto técnico, la resistividad del suelo se explica en términos de la ecuación de la ley de Ohm:

V = I * R

Donde:

  • V es la caída de voltaje a través del suelo (en voltios).
  • I es la corriente eléctrica que fluye a través del suelo (en amperios).
  • R es la resistencia eléctrica del suelo (en ohmios).

La resistividad del suelo (R) se calcula de la siguiente manera:

R = ρ * (L / A)

Donde:

  • ρ (rho) es la resistividad del suelo en ohmios por metro (Ω·m).
  • L es la longitud del camino a través del suelo (en metros).
  • A es el área transversal del camino a través del suelo (en metros cuadrados).

La resistividad del suelo es una propiedad importante para la ingeniería de sistemas de puesta a tierra, ya que determina la cantidad de voltaje que se puede disipar de manera segura en caso de una falla eléctrica. También es relevante en la evaluación de la capacidad de un suelo para transportar corriente eléctrica sin pérdidas excesivas, lo que es esencial en la transmisión y distribución de energía eléctrica a larga distancia.

En aplicaciones geofísicas, la resistividad del suelo se utiliza para caracterizar la subsuperficie y detectar cambios en las propiedades del suelo, como la presencia de agua subterránea, minerales o estructuras geológicas. Para medir la resistividad del suelo en la práctica, se utilizan instrumentos como los georradar y sondas de resistividad que inyectan corriente eléctrica en el suelo y miden la caída de voltaje resultante para calcular la resistividad.

¿Qué indica una resistividad baja?

Una resistividad baja en el suelo indica que el suelo es un buen conductor de electricidad. En términos técnicos, esto significa que tiene una alta conductividad eléctrica. Una baja resistividad se asocia comúnmente con los siguientes aspectos:

  1. Mayor conductividad eléctrica: Cuando un suelo tiene una baja resistividad, permite que la corriente eléctrica fluya con relativa facilidad a través de él. Esto es útil en aplicaciones como sistemas de puesta a tierra, donde se desea que la electricidad se disipe eficientemente en caso de una falla eléctrica para evitar daños a equipos o lesiones a las personas.
  2. Buena capacidad de drenaje de corriente: Los suelos con baja resistividad son efectivos para drenar corriente eléctrica y minimizar la acumulación de voltaje en superficies conductoras, lo que reduce el riesgo de descargas eléctricas y protege equipos y estructuras.
  3. Menos pérdidas en transmisión de energía: En el contexto de la transmisión y distribución de energía eléctrica, un suelo con baja resistividad ayuda a reducir las pérdidas de energía durante el transporte de electricidad a larga distancia, ya que minimiza la conversión de energía eléctrica en calor.
  4. Potencial para detección de recursos: En geofísica, la baja resistividad del suelo puede indicar la presencia de agua subterránea, minerales conductores o estructuras geológicas de interés, ya que estos elementos suelen influir en la conductividad eléctrica del suelo.

Por otro lado, es importante mencionar que una baja resistividad puede ser problemática en ciertos contextos, como en sistemas de puesta a tierra de equipos electrónicos sensibles, ya que podría dar lugar a interferencias electromagnéticas y corrientes parásitas no deseadas. En tales casos, se pueden implementar medidas de aislamiento y blindaje para mitigar estos efectos.

En resumen, una resistividad baja en el suelo indica que es un buen conductor eléctrico y puede ser deseable en aplicaciones específicas donde se requiere una eficiente conducción de corriente eléctrica, como en sistemas de puesta a tierra o transmisión de energía, pero puede ser problemática en otros contextos.

¿Qué terrenos o superficies tienen mayor resistividad?

Los terrenos o superficies con mayor resistividad son aquellos que ofrecen una mayor resistencia a la conducción eléctrica, es decir, son malos conductores eléctricos. Algunos ejemplos de terrenos o superficies con mayor resistividad incluyen:

  1. Suelo seco: Los suelos secos tienden a tener una alta resistividad debido a la falta de humedad, que es un conductor eléctrico. La resistividad aumenta a medida que el suelo se seca.
  2. Rocas no conductivas: Las rocas como el granito, la pizarra y la arenisca suelen tener una resistividad alta, ya que son materiales no conductores.
  3. Suelo aislante: Algunos suelos con alto contenido de arcilla o materiales no conductores pueden tener una resistividad alta.
  4. Terrenos con baja humedad: Áreas áridas o regiones donde la humedad del suelo es escasa pueden tener una alta resistividad.
  5. Suelos contaminados: Los suelos contaminados con sustancias químicas tóxicas o contaminantes pueden mostrar una resistividad alta debido a la reducción de la conductividad.

En aplicaciones geofísicas y de exploración, la alta resistividad del suelo a menudo se utiliza para identificar características o subsuperficies de interés. Por ejemplo, cuando se realiza la prospección de minerales, la alta resistividad podría indicar la presencia de rocas no conductoras que rodean un depósito de minerales conductores. Del mismo modo, en la detección de agua subterránea, la resistividad alta puede sugerir la presencia de capas de suelo impermeable que impiden el flujo de agua.

Es importante tener en cuenta que la resistividad del suelo es una propiedad que puede variar significativamente según la ubicación, la humedad, la composición y otros factores. Por lo tanto, es común llevar a cabo mediciones de resistividad específicas en el terreno para comprender mejor las características eléctricas del suelo en una ubicación particular.

¿Cuáles son las pruebas a realizar para conocer la resistencia de un terreno?

Para conocer la resistencia de un terreno, es necesario llevar a cabo pruebas geotécnicas y de ingeniería específicas. Estas pruebas se realizan para evaluar la capacidad del suelo para soportar cargas y determinar su resistencia a la compresión, corte y otros factores relevantes. Aquí hay algunas pruebas comunes para conocer la resistencia de un terreno:
  1. Prueba de Penetración Estándar (SPT, Standard Penetration Test):
    • En esta prueba, se utiliza una barrena para perforar el suelo y se mide la resistencia del suelo al penetrar con una barra con un peso específico y una caída controlada. Los resultados se expresan en términos del número de golpes necesarios para penetrar cierta distancia, lo que proporciona información sobre la resistencia del suelo en función de la profundidad.
  2. Prueba de Penetración Dinámica (DP, Dynamic Penetration Test):
    • Similar al SPT, pero se utilizan martillos y se miden las velocidades de penetración y energía. Proporciona información sobre la resistencia del suelo a diferentes profundidades.
  3. Prueba de Corte Directo (Uniaxial Compression Test):
    • En esta prueba, se somete una muestra de suelo a una carga de compresión uniaxial, y se mide la resistencia a la compresión del suelo. Es útil para determinar la resistencia del suelo a cargas verticales.
  4. Prueba de Corte Directo Triaxial (Triaxial Shear Test):
    • Esta prueba evalúa la resistencia del suelo a cortes y esfuerzos en condiciones de confinamiento. Proporciona información sobre la resistencia al corte y la cohesión del suelo.
  5. Ensayo de Carga en Placa (Plate Load Test):
    • Se coloca una placa de carga en la superficie del suelo y se aplica una carga controlada. Las deformaciones y asentamientos resultantes se miden para evaluar la capacidad de carga del suelo.
  6. Prueba de Permeabilidad:
    • Esta prueba evalúa la capacidad del suelo para permitir el flujo de agua a través de él. La permeabilidad es importante para la ingeniería de cimentación y para la evaluación de riesgos de inundaciones.
  7. Prueba de Consolidación (Consolidation Test):
    • Esta prueba mide la compresibilidad del suelo y su capacidad para consolidarse bajo cargas. Ayuda a determinar cómo se asentará el suelo bajo cargas a largo plazo.
  8. Pruebas de Resistividad Eléctrica:
    • En aplicaciones geotécnicas y de ingeniería civil, las pruebas de resistividad eléctrica se utilizan para evaluar la resistividad del suelo, lo que puede proporcionar información sobre la capacidad del suelo para conducir electricidad y, por lo tanto, su resistencia en términos eléctricos.

Estas son solo algunas de las pruebas comunes utilizadas para conocer la resistencia y otras propiedades del suelo. La elección de las pruebas específicas depende de la naturaleza del proyecto y de los datos necesarios para el diseño y la evaluación de estructuras.

¿Cómo se mide la resistividad de la tierra y qué instrumentos se utilizan?

La resistividad de la tierra se mide utilizando un instrumento llamado «telurímetro» o «M» específico para pruebas de puesta a tierra. Estos instrumentos se utilizan para determinar la resistividad del suelo y la eficacia de un sistema de puesta a tierra. Aquí te explico cómo se realiza la medición de resistividad de la tierra y qué instrumento se utiliza:

  1. Preparación del sitio:
    • Antes de realizar la medición, se debe seleccionar el lugar adecuado para la prueba de resistividad. Generalmente, se elige un lugar cerca del sistema de puesta a tierra que se va a evaluar.
  2. Instalación de electrodos:
    • Se instalan electrodos en el suelo. Estos electrodos están conectados al telurímetro. Por lo general, se utilizan cuatro electrodos dispuestos en una configuración específica: dos electrodos de corriente (C1 y C2) y dos electrodos de potencial (P1 y P2). Estos electrodos se insertan en el suelo a diferentes distancias y profundidades según el procedimiento estándar.
  3. Medición de resistividad:
    • Con los electrodos instalados, el telurímetro aplica una corriente conocida entre los electrodos de corriente (C1 y C2). Luego, mide la diferencia de potencial entre los electrodos de potencial (P1 y P2). A partir de estos datos, el telurímetro calcula la resistividad del suelo en ohmios por metro (Ω·m).
  4. Cálculos y registros:
    • El telurímetro realiza los cálculos necesarios y puede mostrar el valor de resistividad en su pantalla. Estos valores son importantes para evaluar la eficacia de la puesta a tierra y garantizar que cumple con los estándares de seguridad eléctrica.

Es importante seguir las normas y recomendaciones específicas de seguridad al realizar pruebas de resistividad de la tierra, ya que la electricidad está involucrada en el proceso. Además, la medición de resistividad del suelo suele ser parte de un programa de mantenimiento eléctrico y de seguridad, especialmente en aplicaciones industriales y comerciales, donde la integridad de la puesta a tierra es fundamental para la seguridad de las instalaciones y del personal.

Si te gusto y es de utilidad nuestro contenido, coméntalo y comparte para continuar nuestro trabajo  www.electricistas.cl

ESPACIOS PUBLICIDAD